Proactividad para el cambio

juanjomanzano

Dice Wikipedia que la proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer. Dejar en manos de nuestro entorno nuestro bienestar es centrar los esfuerzos en el círculo de preocupación. Y la situación de este país es alarmante. Podemos dejar a la deriva nuestra existencia vital, pensar que es responsabilidad de los poderosos lo que nos ocurre y así nunca cambiaran las cosas.

Soy de pueblo, de un pequeño pueblo donde siempre han ido las cosas a empujones, donde cambiar la ideosincracia es imposible y donde el verbo emprender pocos lo practican. En un ecosistema donde la supervivencia se centra en actividades primarias y donde el despierto acaba gobernando, las posibilidades de desarrollar un modelo empresarial como el que actualmente co-dirijo es practicamente una odisea. Un trabajo que nos ha llevado a tragar saliba ante la incomprensión de muchas personas reactivas que nunca han tenido la libertad de elegir sus propias acciones. Ante este escenario sólo la proactividad puede ofrecerte respuestas.

Pero ser proactivo no significa actuar deprisa, sin rumbo marcado y sólo por impulsos. Hay mucho trabajo y dedicación en cada paso, cada decisión. Como en cualquier asunto de la vida pero con las diligencias puestas en cuanto vale tu tiempo y cuanto de importante es para ti tu compromiso, tu proposito vital.

En mi trabajo veo a muchas personas que luchan para buscar un empleo sin pensar que sólo cuando tengan alineado su pasión con una necesidad real que abastecer, entonces su vida será fructífera y la energía revosará convirtiendo reactividad en proactividad. Por que sólo eso que nos apasiona y nos hace sentir vivos contagia a otros y nos descubre.

“El término proactividad lo acuñó el neurólogo y psiquiatra austriaco Victor Frankl, que sobrevivió a los campos de concentración nazis, en su libro El hombre en busca de sentido (1946). Años después el término se popularizaría en muchos libros de autoayuda, desarrollo personal y empresarial gracias al best-seller Los siete hábitos de las personas altamente efectivas del autor Stephen R. Covey.”

“Sentido”, esa palabra mágica que debería llenar cada empresa, entidad o familia. No veo sentido en los miles de estudiantes que bajo una metodología obsoleta dejan el desarrollo personal a un lado sólo por un título. Terminar una carrera que les conducirá al desastre por la sencilla razón que el mercado ya no necesita más personas con título, si no más bien de liderazgos compartidos que reformulen la forma de entender educación, éxito, familia, política, estado, etc.

Y ahora cuando el cambio se avecina a la fuerza millones de personas sufren por no encontrar un hueco en una sociedad donde el compartir y la proactividad son la moneda de cambio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s